¿De dónde vienen las buenas ideas? – Steven Johnson

Fecha publicación: 07/07/2017

Hoy en día la innovación tiene un papel protagónico en el camino hacia el éxito empresarial. En un mercado saturado de distintas opciones para los consumidores es necesario ofrecer una propuesta de valor original y posicionar nuestra marca.

Una ventaja puede partir desde la mejora del producto, la optimización de los procesos operativos o de la estrategia de marketing de la empresa. Esta ventaja es nula si se basa en la imitación. Pero ¿De dónde nacen estas nuevas ideas?

Solemos pensar que una oficina o un laboratorio equipado con la mejor tecnología basta para decir que existe un buen ambiente de trabajo. De cierta manera, lo es para el área operativa de la empresa, pero no aporta mucho para el área creativa.

Steven Johnson nos relata en su libro “Where good ideas come from: The natural history of innovation” las infraestructuras que facilitan el desarrollo de las buenas ideas.

Para Johnson, las grandes innovaciones que han marcado la historia no fueron producto de un simple destello de inspiración, sino más bien de un proceso que requiere tiempo y dedicación.

Estos son los 7 patrones más importantes que Steven Johnson menciona en su libro y que utilizo constantemente para reforzar mis habilidades creativas. Adicionalmente, pueden encontrar un resumen en su siguiente presentación en TED.

Lo adyacente posible

Para Johnson las ideas nuevas tienen el mismo comportamiento de los átomos de carbono. Empiezan formando estructuras simples como moléculas, polímeros, células hasta llegar a formar vidas complejas. Siempre en una secuencia.

Así también, las ideas parten de los diversos eventos ocurridos justo antes. De nada sirve invertir tanto tiempo en una idea futurista que no se podrá concretar en su totalidad por la falta de herramientas.

Por ejemplo, Johnson hace referencia a Youtube. Actualmente es usada por millones de usuarios logrando un gran éxito entre los portales de intercambio de videos. Pero, ¿Habría tenido el mismo éxito si se lanzaba hace 15 años? Probablemente no. Reproducir un video habría tardado horas debido a la baja calidad de la conexión a internet que existía en esa época.

Las redes líquidas

Regresando al parecido entre las ideas y el carbono. El carbono es parte de complejas cadenas de moléculas, que gracias a conexiones pueden formar vida.

La estructura de una idea es igual de flexible, puede agruparse con otras y formar grandes descubrimientos. Se asemeja a la propiedad de un líquido de adaptarse a nuevas formas, agregando nuevas conexiones entre otras ideas y cambiando la forma de la estructura inicial. Esta técnica es dinámica y el ambiente de trabajo debe facilitar esta necesidad.

Uno de los ejemplos de Johnson es el Edificio 99 de Microsoft, el cual fue diseñado para fomentar el desarrollo creativo de la empresa. Consiste en un área de trabajo rodeada de pizarras donde los científicos tendrán la facilidad de esbozar sus ideas en tiempo real y en forma de conexiones aleatorias.

El palpitar lento

Johnson no da crédito a los “Eureka moments”. Las buenas ideas son como las frutas requieren su tiempo para ser cultivadas para que florezcan. No se trata solo de una visión iluminadora que te lleva a la respuesta, sino de una teoría que ha ido evolucionando con el tiempo hasta tener las bases suficientes para lanzarse al exterior de tu cerebro y compartirla.

Un caso que menciona Johnson y ejemplifica muy bien este patrón es la creación de la World Wide Web. Tim Berners, su creador, se inspiró desde pequeño en un libro en el cual hacían mención a un “portal de información”, ya en su vida adulta empezó a desarrollar este proyecto paralelamente de su trabajo habitual.

Años más tarde, fue autorizado por la empresa donde trabaja para desarrollar el proyecto oficialmente. Se le brindó todas las herramientas necesarias y un gran equipo de trabajo que dieron como resultado a una red en donde diferentes computadoras podían conectarse.

Ideas “Serendipiticas”

Se define como el hallazgo inesperado cuando estás buscando otra cosa distinta. Johnson recomienda ampliar el panorama para aumentar las posibilidades de innovación. La creación ocurre a partir de intercambiar distintos puntos de vista, es un trabajo cooperativo.

Por ejemplo, Benjamín Franklin y Charles Darwin realizaban multitareas, ya que al desarrollar múltiples proyectos simultáneamente podría nacer una idea a partir de otra.

Trabajo Colaborativo

Johnson critica el hecho de monetizar los descubrimientos. Si bien es una técnica de motivación para innovar en la empresa, genera restricciones e impide su propagación. De este modo dificulta el desarrollo de nuevas ideas a partir de las ya existentes.

Los inventores pueden ser recompensados, pero sin salirse del objetivo principal que es incentivar la innovación y brindarles las herramientas necesarias para desarrollarla. Las conexiones abiertas pueden ser generadoras de nuevas ideas si se lo permitimos.

Beneficios de una idea errada

Para Johnson las ideas siguen el mismo patrón evolutivo de la reproducción natural. El ADN de las especies en la tierra ha ido evolucionando con el pasar del tiempo, siendo víctima de mutaciones continuas.

En una primera instancia no obtendrás una versión perfecta y seguirás realizando algunos cambios a modo de prueba y error. Del mismo modo, los errores nos obligan a dejar de lado algunos supuestos equivocados y nos permiten cambiar a nuevas direcciones.

Reciclar

A lo largo del desarrollo evolutivo hemos dejado atrás rasgos errados. La pregunta está en ¿Qué se puede hacer con ellos? Johnson nos plantea reinventarlos.

Por ejemplo, las plumas inicialmente tenían la función de regulador de temperatura, hoy en día es lo que permite a las aves por su forma aerodinámica a volar. De la misma forma podemos reinventar ideas antiguas y darles un mejor uso.

Un ejemplo que nos da Johnson es la primera imprenta de Gutenberg, la cual fue inspirada, por una invención antigua que estaba desuso, la prensa de tornillo de uvas. En conclusión con ayuda de la tecnología podemos dar valor a invenciones obsoletas.

“Tomamos las ideas que hemos heredado o que hemos tropezado, y las juntamos en una nueva forma.”

Conclusiones

Steven Johnson nos ofrece en este libro ideas novedosas para implementar espacios creativos dentro de una empresa como también en el espacio público. También rompe con el esquema de que las ideas son resultado de momentos instantáneos de inspiración de mentes brillantes, sino más bien, de un proceso colectivo el cual involucra a diferentes tipos de personas con conocimientos varios.

Nos plantea ideas de donde buscar inspiración para innovar y tener una mente más abierta a las posibilidades. El objetivo de Johnson es fomentar la adaptación de espacios creativos que incentiven a activar nuestra imaginación y desarrollarla en grandes proyectos.

Estas son las lecciones que pude rescatar sobre las grandes ideas que Johnson nos ofrece en su libro, espero les ayude a poder tener mayor claridad sobre como generar innovación y buenas ideas. Les invito a leerlo para que puedan inspirarse y alcanzar su máximo potencial.

 


Otros posts que puedan interesarte:


Aldo Tapia

Consultor especializado en estrategia y liderazgo empresarial


Suscríbete

Relacionados


Compartir


Etiquetas

No existen etiquetas